Inicio » Sin categoría » CRONICA DE UNA BODA EN BOCA DE LA COCINERA

CRONICA DE UNA BODA EN BOCA DE LA COCINERA


La boda para la que cociné la semana pasada quedó maravillosamente. Tal vez, es pedante de mi parte afirmarlo de manera tajante, pero en líneas generales me siento muy contenta. Después de 10 días de trabajo, ver el resultado de tanto esfuerzo valió la pena.
Confieso que en la tarde cuando montamos todos los peroles en la caminoneta caí en cuenta de la verdadera dimensión del trabajo, pensé “Dios mío! cuánta comida!”. Eran potes plásticos de todos los tamaños, tequeños congelados en bandejitas de 50 unidades, al igual que los deditos de pollo y de mozarrella, sin contar los panes, arepas, cremas, helados y pare de contar. Pero con ingenio y entusiasmo logramos transportar todo en un solo viaje. Los peroles y la comida en la camioneta y la gente en el carrito de Sabrina.
Aunque al principio la lluvia amenazó con hacer cuesta arriba el trabajo, gracias a Dios escampó y pudimos disfrutar de un cielo despejado.
Los quesos y antipastos lucían apetitosos, dispuestos sobre una mesa redonda decorada con un cerezo en flor en la mitad sobre un mantel negro y velas blancas a su alrededor. Escogí vajillas blancas y servilletas rojas para la cestas de pan, ya que toda la decoración era en esos tres colores.
Los quesos y los fiambres eran de excelente calidad, los cuales compraron los padres de la novia en Punto Fijo, los acompañé con antipastos de hongos, de berenjena, peperonata, caponata, acelgas, aceitunas marinadas, tortas de ricotta y tomates secos , además de dos ensaladas. Una base de pollo con aderezo de yogurt y curry, y la otra conformada con manzanas, vainitas, pimentón y maní. Además coloqué panes de aceitunas, cambur, auyama, finas hierbas , casabe y señoritas de masa de pan de berenjena.
Durante la fiesta se sirvieron todo tipo de pasapalos, desde dos tipos de cebiches, crocantes de parmesano con tomaticos cherry, mini reinas pepiadas, arepitas de merey hasta tequeños de queso Paisa y de queso de cabra.
Además como la novia es de ascendencia japonesa, encargaron sushi al Avila Tei para la ocasión el cual lucía delicioso, y digo “lucía”, porque cuando tuve la intensión de probar un roll, ya no quedaba nada.
Otra novedad para los invitados fue la mesa de helados, se ofrecieron seis sabores, acompañados de frutas frescas y en almíbar, maní, almendras, pirulines, cocosettes, crema batida y tres tipos de sirope: chocolate, arequipe y fresa. Todo lo servíamos en hermosas copas y el toque final se lo daban frases asociadas al amor de todas las procedencias, allí estaban Neruda, Benedetti, Agustín Lara, Rubén Blades, la Madre Teresa de Calcuta y hasta Susanita la amiga de Mafalda.
Alrededor de las 3 y media de la mañana, servimos arepas con cuatro tipos de rellenos, consomé y crema de auyama.
Claro tanta comida es imposible sin un buen grupo de trabajo. A Yadira el mayor de los agradecimientos, trabajó conmigo gran parte de esos días, estaban Josefina, Heivan, Sabrina y Jonnathan, que fue un excelente sous chef. Aparte un agradecimiento super especial a mi esposo Antonio quien con tanto amor me apoyó en todo este trabajo.
Aparte, creo que Vallita se ganó mil puntos en la decoración que le quedó especular, jugó con los colores rojo, negro y blanco para crear una atmósfera de inspiración japonesa muy hermosa y de buen gusto.
Por su parte, la novia estaba preciosa y más allá del vestido, su mejor accesoria era su evidente emoción y felicidad. También tuve la buena fortuna de toparme con unos magníficos clientes, abiertos a lo nuevo, a sugerencias, a los cambios. Lo suficientemente flexibles para frenar su emoción ante la experiencia de Vallita y la mía, así como la absoluta confianza en nuestro trabajo.
El sabor amargo
El único punto negativo fue el club Los Cortijos. Aunque el espacio es muy lindo, el lugar dispuesto para el área servicio es terrible. La palabra que mejor lo define: un cuchitril. Semanas antes lo fuí a ver, pero lo hice a la luz del día y en ese momento estaban montando una boda, así que no pude apreciar algunos detalles.
El viernes en la noche al llegar, la cocina estaba mugrienta, no sucia, simplemente asquerosa. Tuvimos que echar insecticida antes de sacar un solo pedacito de comida porque nos encontramos con cucarachas. La iluminación era deficiente lo que nos obligó a trabajar casi a ciegas, el tubo del desagüe del agua estaba roto por lo que terminamos con los pies húmedos. Y para colmo, enchufar los hornos y la cafetera fue una proeza, Pero lo peor de todo, fue la falta casi absoluta de disposición de ayuda y servicio por parte de la gente del club.
Para que nos abrieran el portón de carga tuvimos que esperar más de 45 minutos porque el señor que tenía la llave se dio toda la bomba que pudo. Luego al ingresar el carro caímos en un escalón porque la barra de aviso no estaba en su lugar. Pretendían que no usáramos un toldo anexo a pesar de la lluvia, y para rematar, un supuesto encargado me aplicó la frase de los pendejos con poder “le voy a hacer el favor de llamarle al director del club para ver qué dice”. Ciertamente el “director” fue amable y ayudó a resolver el asunto, previa conversación telefónica con la madre de la novia.
Pero esta situación no es nueva, sin duda el negocio de las agencias de festejos, hoteles y clubes está en la comida, así que cuando llega un proveedor externo le hacen la vida imposible, y lo digo con toda responsabilidad. Eso me ha pasado en la Quinta La Esmeralda, en el Colegio de Médicos ubicado en Santa Fé, la Agencia de Festejos Plaza, solo por nombrar los casos más lamentables. Son lugares con infraestructura aceptable, pero su propuesta gastronómica se quedó en el año del cataplún. Quieren servir una y otra vez los mismos pasapalos, que en muchos casos ni siquiera son de buena calidad, entonces cuando llega alguien con ideas nuevas, en vez de aprender o ser francos, negarse y decirle al cliente que esos son sus términos …. noooooo, le hacen la vida imposible a los nuevos proveedores, olvidando el compromiso con el cliente y el buen servicio.

Pero a pesar de los obstáculos todo quedó espectacular, estoy super orgullosa de mi equipo de trabajo que no se quejó, que resolvió, que propuso e incluso llegó a darme animo e inspiración.

PD: las fotos vienen en camino.

Te puede interesar

Gluttonomy, cuando las leyes de la gula alcanzan al mercadeo

Agencia de consultoría y comunicaciones enfocadas a cocineros, restaurantes, marcas e instituciones gastronómicas.

2 Comentarios

  1. Vane, te quedò excelente tu reseña de la boda. Te felicito. Por lo que me corresponde mil gracias por el reconocimiento a mitrabajo o mejor dicho a mi equipo, que realmente estuvieron a la altura.El tuyo fuè excelente, la mesa que fuè lo que pude disfrutar, te quedo espectacular. Que continuen los exitos.Vallita de Hidalgo.

  2. Gracias por compartir los entretelones de ese megatrabajón. Espero que hayan disfrutado los tequeños -estoy segura de que sí- que fueron hechos con mucha dedicación, me consta, y con buena música de fondo. Bueno, todo tu trabajo y el de tu equipo es así siempre. Sigan adelante.Rugidos Aslan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *