Inicio » japón » Espacio japonés en Maracaibo

Espacio japonés en Maracaibo





En mi más reciente viaje a Maracaibo, me llevaron a almorzar al restaurante japonés KOKAI. Francamente quedé impresionada con el lugar. Para empezar en la entrada, bajo el inclemente y despiadado sol marabino, florece un jardín japonés con agua, peces, bambúes, lirios y papiros, parece casi un milagro.
El sonido que se produce al caminar sobre el piso de madera es delicioso, cuando se abre la puerta, se entra en un ambiente hermosísimo, con una decoración minimalista, definitivamente nada está ubicado por azar. Una barra al fondo con los barquitos que giran interminablemente y a la derecha una mesa especial, la mitad del techo es de vidrio, en un extremo tiene una planta de hojas delgadas y delicadas, dando la sensación de un cerezo, hay algunos espacios que evocan jardines Zen. Afuera, hacia el fondo, un jardín que debe ser una delicia en la noche.
El servicio fue excelente. Como estabamos muertas de la sed ordenamos siguiendo la recomendación de Evelyn – la maravillosa prima de Jackie – un té verde frío. Cuando llegaron los vasos pensé “que color tan desagradable, parece agua empozada”, pero conté hasta tres y probé aquella cosa. El té es de un color verde musgo oscuro acompañado de mucho hielo. Pero al probarlo mi sorpresa fue infinita, se siente la aspereza del té, con un ligero toque cítrico y finalmente sale el toque dulce para establecer un balance genial que elimina la sed y la desesperación que ésta produce. Luego el dueño de KOKAI, un señor encantador, nos explicó que es una mezcla de té verde y algas que manda a traer desde Japón. Lo compra en polvo y se reconstituye con agua.

La comida estuvo muy sabrosa, bien presentada, abundante y bien hecha. Lo mejor fue la ensalada de la casa, compuesta por salmón y atún preparados como si se fuera un tartar, manzana verde, wakame y encima tiras de palitos del Atlántico fritas y muy crujientes.

El sushi estaba muy bien, aunque para mi gusto al arroz le faltaba estar un poco más pegajozo, porque los roles se deshacían un poco al pasarlos por la soya.

Aunque a mis compañeras de almuerzo les encantó el postre, a mi me sabía a harina cruda, me limité a comer el helado, era una “oblea???” frita, bañada con arequipe y chocolate acompañada con dos bolas de helado.

Otra de mis sorpresas fue el baño, es ESPECTACULAR. Unisex, así que hay que compartirlo con los chicos …. eso me gusta!!!!! Con el mismo toque minimalista y discreto, hasta el detalle de la papelera incrustada en la pared me pareció genial. Jackie me comentó que ese lugar lo decoró un grupo de arquitectos maracuchos llamado Nómada, que se ha ganado varios premios internacionales.

La guinda del helado está afuera, son dos privados cuyas paredes están hechas de papel de arroz, cada una con su aire acondicionado y se puede decir que se come en el piso.

El chef se llama José Flores, es un muchacho de valencia, muy simpático (estoy con él en la foto), quien me comentó que lleva en Maracaibo un poco más de un año, como lo dijo tengo la impresión – mi impresión, no es que el lo haya dicho él – que aún no se adapta.

Pero el restaurant es altamente recomendable y el precio justo, incluso barato para las cosas a las que está uno acostumbrado en Caracas.

Dirección – si se dan un vueltica por Maracaibo -: KOKAI. Calle 77 (5 de julio) entre avenidas 3Cy 3D. 0261 7936245. de lunes a domingo de 11am a 3pm y de 7pm a 11pm. Los sábados de 11am a 1am

Te puede interesar

@ComeACasa celebra su octavo cumpleaños con los platos favoritos de sus comensales

La trattoria Come a Casa llega a su octavo cumpleaños y para celebrarlo ofrecerá durante ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *