Inicio » cacao » Nestlé Venezuela: Con la cultura cacaotera en la mira

Nestlé Venezuela: Con la cultura cacaotera en la mira

plan cacao nestle 058

Se repite como un mantra que poseemos el mejor cacao. Que las variedades venezolanas son únicas, con un registro aromático tan poderoso que basta un 10% en cualquier mezcla, para darle el toque que cautiva a los amantes del chocolate.

En el caso de Venezuela, nuestra gran preocupación es mantener la cultura cacaotera. Se estaba perdiendo porque las nuevas generaciones, no siguen la labor de cultivar cacao. Desde 2007 comenzamos con el Plan Cacao, que consiste en la asistencia técnica y capacitación a las comunidades productoras”, afirma Fausto Costa, Country Manager de Nestlé en el país.

Sin embargo, producir cacao no es sencillo. Requiere constancia, mano de obra calificada, asesoría técnica, además del terruño indicado para que el fruto exprese los mejores registros aromáticos y de sabor. Estos temas son claves para las productoras de chocolate como Nestlé. Un gigante mundial que surgió cuando Cailler y Kohler le compraron a Daniel Peter- un suizo nativo de Vevey-, la fórmula del chocolate con leche y formaron la compañía en 1929.

El Plan Cacao se realiza en simultáneo en siete países productores: Costa de Marfil, Colombia, Ecuador, Madagascar, Indonesia, México y Venezuela.  En cada uno toma un matiz dependiendo de las necesidades y condiciones socio-culturales, económicas y ambientales.

En el caso de Venezuela, se relaciona con las poblaciones ubicadas en Mesa Julia – Tucaní al Sur del Lago de Maracaibo, Yaguaraparo en el estado Sucre y Yaguapita en la zona de Barlovento en el estado Miranda. El programa se enfatiza en la formación de mano de obra, apoyo al productor, educación en nutrición y otros oficios a sus familiares, lo que contribuye a que no migren a las ciudades buscando mejores condiciones de vida.

Por otra parte, se ha establecido un plan para rescate y difusión de variedades criollas de cacao, además de replantar porque muchas fincas cuentan con elevados números de plantas, que han cumplido su ciclo productivo. Costa afirma que están trabajando y fortaleciendo las variedades locales: tres al Sur del Lago de Maracaibo, cinco en Miranda y treinta en el Oriente del país, lo que derivará en un “jardín clonal”, con certificación de los ejemplares autóctonos.

Nuestro objetivo es lograr mantener la calidad del cacao, sostenibilidad y que se repliquen los conocimientos. Se trata de apoyo integral al productor, su familia y su comunidad. Deseamos que la gente en todas partes reconozca el cacao venezolano”, afirma Edalis Castillo gerente del Plan Cacao.

Hasta el momento han entregado gratuitamente 13.200 plantas, en 450 fincas que agrupan a 1200 productores, con un promedio de 912 visitas de expertos, además de apoyo a las comunidades cercanas. Sin embargo, los números son más ambiciosos y en cinco años apuntan a 1.5 millones de nuevas plantas, atender a 6 mil productores y lograr 3 mil hectáreas donde se maneje el cacao con buenas prácticas.

Cifras suministradas por Nestlé Venezuela, revelan que producen anualmente 16 mil toneladas de chocolate, para su línea de confites que incluye las emblemáticas marcas heredadas de Savoy. Los directivos de la trasnacional cuentan con orgullo que el segundo producto más vendido en el duty free del aeropuerto de Maiquetía es el bombón Toronto.

A la sombra del Bucare
“Bucare” está ubicada en Yaguapita, en el estado Miranda. Se trata de una pequeña finca de cacao que le pertenece al señor Víctor Ramos y su familia, quienes son productores desde hace 16 años. Desde el principio quisieron sembrar cacao porque crece a la sombra, al punto que dedican todo su esfuerzo a un solo rubro.

El lugar es frondoso, tanto que desde el exterior cuesta imaginar que allí crece cacao. Cuenta con gigantescos árboles de mango, guanábanas y bucares cubiertos de bromelias, además de otras plantas como plátanos y flores exóticas. El lugar es fresco, lo cruza una quebrada de agua limpia, está organizado, con plantas de cacao en flor y otras cargadas de “maracas” como se le dice al fruto. Al punto que Nestlé lo califica como un caso modelo.

Desde hace 4 años forman parte del Plan Cacao y se ha logrado involucrar al resto de la familia. El señor Ramos asegura que le suministra producto a Nestlé al precio que estipula el mercado y que solo vende si él lo desea.

Otros programas que forman parte del Plan Cacao son Nestlé Nutrir, enfocado en la educación del tema para niños de edad escolar y Escuela del Sabor, donde se imparten clases de cocina a las comunidades, porque muchos de los productores no viven exclusivamente del cacao y se busca procurarle otros medios de subsistencia a la familia.

compoblog

Texto publicado en la sección “A fuego lento“, de la edición de septiembre de 2013 de la revista Sala de Espera

Te puede interesar

Las cervezas de Tovar no pasan inadvertidas / Luis Villapol

Si algo destaco de Cerveza Tovar, aparte de ser la primera microcervecería del país, próxima ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *