Inicio » educación » La Táchira gastronómica de Leonor y Ramón

La Táchira gastronómica de Leonor y Ramón

cocina tachira

“Coman y sigan con la parlenda
Parlenda: Diálogo tradicional, conversación”

El glosario del libro “Cocina Tachirense” evolucionó hasta convertirse en un diccionario. Creció en todos los sentidos, en palabras, en poesía, en belleza, en riqueza lingüística y en la complejidad de sus contenidos. Lamentablemente, no pudo escapar de la crisis económica y pasará mucho tiempo antes que encuentre asiento en tinta y papel.

Elaborado, concebido, evocado y escrito por Leonor Peña y el recientemente fallecido expresidente de Venezuela, Ramón J. Velásquez, el Diccionario Gastronómico del Táchira es simplemente un tesoro. Compuesto por 1165 palabras, 60 adagios y refranes, 36 frases, 33 adivinanzas, 12 coplas y versos, 12 cantos navideños, 4 arruyos y 3 canciones, todos asociados al acervo culinario de la región.

Leonor Peña afirma que tomó cuatro años elaborarlo, después que Velásquez la animara a continuar aquel glosario, con la promesa de “yo la ayudo”, la cual cumplió a cabalidad. Durante ese tiempo, diariamente se conversó cada término. Peña se ocupaba de escribir los relatos y recuerdos de su socio en esta empresa, los pasaba por correo electrónico y la secretaria de éste se los leía, lo que derivaba en disertaciones, correcciones y ajustes, en el contexto de largas llamadas telefónicas.

“Todos los vocablos los trabajamos los dos. Al final me dijo “falta una palabra  para que esté completo”. Era ruyas o rullas, que significa juntar las boronitas o sobrantes de la masa. Esa fue la última. Yo hice la carpintería, pero los textos eran de él”, afirma Peña, cuya admiración y emoción es más que evidente.

Un diccionario de este tipo cuenta la historia de un pueblo y su idiosincrasia. Plasma la ternura, el sabor, el amor, la entrega y el papel que juega la cocina en la sociedad tachirense. Qué hermoso y apetecible luce el Táchira visto desde estas páginas.

Pero algunos términos vienen acompañados de tratados, que extienden los límites de su definición en sí. Por ejemplo, la palabra “pan” ocupa más de ocho páginas, con detalladas descripciones sobre materia prima, tipos, recetas, y tradiciones asociadas. Lo mismo sucede con las palabras “café” y “trigo”, por ejemplo.

Increíblemente, este trabajo no tiene un editor dispuesto a imprimirlo. Aunque sería una oportuna iniciativa llevarlo a una página web o a un CD, o cualquier plataforma que lo ponga al alcance de todos. Que inspire y abra el camino a otros estados, porque cada región de Venezuela merece una obra como ésta.

Por los momentos, Leonor Peña se lo enviará vía correo electrónico a los interesados, porque su mayor interés es difundir esta información y rendir tributo a su gran compañero de viaje en esta obra. Los interesados pueden escribirle a leonormisnun@gmail.com.

Mientras tanto, imprimiré y encuadernaré una copia que pasará a formar parte de las joyas de mi biblioteca, con la esperanza de encontrarlo pronto en alguna librería o recibiendo miles de “clicks” en la web.

Columna “Limones en el almíbar” publicada en El Universal Web 28/08/2014

Acerca de ... Vanessa Rolfini Arteaga

Vanessa Rolfini Arteaga
Comunicadora social y cocinera venezolana dedicada al periodismo gastronómico. Egresada de la UCAB con estudios de especialización en la Universidad Complutense, de crítica gastronómica en The Foodie Studies y entrenamiento sensorial en la Escuela de Catadores de Madrid. Actualmente, colaboradora de revistas Bienmesabe y Semana Cocina (Colombia), y columnista del diario El Universal. Conductora de rutas gastronómicas y editora de guías. Creadora y redactora de recetas. Bloguera a tiempo completo ... "Le dedico casi todo mi tiempo a divertirme, amar, viajar, comer y beber bien. Aunque parezca una locura, ese es mi trabajo".

Te puede interesar

Las cervezas de Tovar no pasan inadvertidas / Luis Villapol

Si algo destaco de Cerveza Tovar, aparte de ser la primera microcervecería del país, próxima ...

Sin Comentarios

  1. Hola Vanessa, ¿cómo estas? Trate de escribir a la dirección que se indica pero dice que no es válida; por favor adviértele a Leonor.

    Un abrazo y que sigan tus exitosos trabajos (y sabrosas crónicas)

  2. Ahora si funciono; muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *