Inicio » escasez » Mentí por dos latas de leche condensada

Mentí por dos latas de leche condensada

leche condensada 002

Lo confienso. Sí. Mentí. Inventé que tengo una hija que cumple años este fin de semana y que necesitaba otra leche condensada para un chantilly para su piñata. Mi único objetivo era ablandar el corazón de la cajera. Supongo que mis ojos de gato de Shrek funcionaron, porque la muchacha solo respondió “estoy de guardia el domingo, traigame un pedacito”.

A lo que hemos llegado en Venezuela, montar ese teatro del absurdo por dos latas extras de leche condensada a su precio “justo” ,  no de mercado negro que duplica cualquier cifra. Pero no recuerdo la última vez que me las topé en el supermercado, de hecho iba con  la firme intención de solo comprar leche evaporada, que llevo días topándome y resulta que no había. Pero Dios en su infinita misericordia, me premió con crema de leche, toallín, harina de trigo todo uso Blanca Flor, aceite Vatel de soya y leche condensada. Parafraseando a DiCaprio “I am the queen of the world”.

Lo cierto, es que no quise dejar pasar la oportunidad. Esperé más de 20 minutos ante el rumor generado por un pasillero, que estaban por sacar unas latas a la venta. Dada  la oleada de cumpleaños de estos días, que me hace pensar que a la mayoría de la gente que conozco la concibieron entre Navidad y Año Nuevo, esas latas me han caido de perla. Por lo menos, dos tres leches y una marquesa de limón.

En tiempos de escasez parece que vale todo, y la mentira bajo estas circunstancias se convierte en un pecado venial.  Sí,  no se me ocurrió mejor cosa que mentirle a la cajera, supongo que ella ya está acostumbrada y por no pelear me dejó comprar de más. Premiaré su solidaria ironía llevándole el domingo una porción de torta.

Nota: es posible que este post no lo comprenda alguien que viva fuera de Venezuela, donde hemos aprendido y experimentados la palabra escasez en todas sus acepciones durante más de una década.

Acerca de ... Vanessa Rolfini Arteaga

Vanessa Rolfini Arteaga
Comunicadora social y cocinera venezolana dedicada al periodismo gastronómico. Egresada de la UCAB con estudios de especialización en la Universidad Complutense, de crítica gastronómica en The Foodie Studies y entrenamiento sensorial en la Escuela de Catadores de Madrid. Actualmente, colaboradora de revistas Bienmesabe y Semana Cocina (Colombia), y columnista del diario El Universal. Conductora de rutas gastronómicas y editora de guías. Creadora y redactora de recetas. Bloguera a tiempo completo ... "Le dedico casi todo mi tiempo a divertirme, amar, viajar, comer y beber bien. Aunque parezca una locura, ese es mi trabajo".

Te puede interesar

Tómate tu hambre

Me atrevo a afirmar que el hambre en Venezuela ha sido planificada, estudiada, puesta en práctica por etapas.

2 Comentarios

  1. Luis Troconis V Gmail

    Me gusto lo de “mis ojos de gato de Shrek ”

    Enviado desde mi iPad. Luis Troconis Vezga.

  2. Me sumo a la petición de las cajera… En este caso, mentir es sabroso. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *