Inicio » gastronomía » Sucre rico, Sucre pobre / Crónicas de viaje

Sucre rico, Sucre pobre / Crónicas de viaje

pecadores en irapa golfo triste venezuelaSucre es, a mi parecer, una de las regiones más hermosas y complejas de Venezuela. Gastronómicamente hablando, ostenta una riqueza inconmensurable con una despensa de productos que le han dado fama a nuestro país en el mundo.

Principal productor de cacao, el 70% de la cosecha nacional sale de sus tierras. Además de su riqueza pesquera y agrícola, a lo que se suman productos como los mejores puros y los rones de oriente, que a mi parecer son los más complejos, porque cuentan con un terroir envidiable para el añejamiento. Pero el listado apenas comienza, hay que sumar embutidos, casabes, panes, frutas, especias (sarrapia, nuez moscada y pimienta de guinea), además de una variedad de platillos que se expresan en su propia lengua, con un refinamiento del que pocas regiones venezolanas pueden alardear.

Entonces, ¿qué pasa? Cómo se explica que un lugar con tantos recursos – de los que solo mencioné algunos de los gastronómicos – ha llegado a tal estado de abandono. Porque el único «estado» en la región es justamente ese, la desidia y la insensatez, que conviven con las belleza y la abundancia.

Cumaná, su capital, acaba de cumplir 500 años. Y más allá del maquillaje para que pasara el presidente de la república y sus invitados, da dolor recorrer la ciudad. Una de las más viejas de toda América después de la llegada de los españoles. Si viviéramos en un país sensato, nada tendría que envidiarle el tramo desde Cumaná hasta Carúpano bordeando el golfo de Cariaco a una paisaje del Mediterráneo. Ni hablar del trayecto desde Carúpano hasta Rio Caribe, donde la belleza de las montañas que su sumergen en el mar solo puede generar admiración y amor.

Una travesía desde Rio Caribe hasta Güiria que debería hacerse en dos horas y media, toma casi cuatro por las malas condiciones de la vía. Un paisaje tan hermoso que conmueve y agua el guarapo, a causa de la mezcla admiración y rabia. Por ejemplo, una de las vistas más hermosas del camino es un punto donde se ve toda la sabana, pero en vez de un mirador hay un basurero lleno de samuros. Claro, el basurero con la vista más hermosa del mundo y las aves más afortunadas.

Güiria que según palabras de su cronista Rosa Bosch es «un crisol de culturas», es un pueblo abandonado y sucio, con una gastronomía fantástica, pero resulta un lugar aislado donde es un secreto a voces, tal como cuentan preocupados algunos de sus habitantes, su principal actividad económica es el narcotráfico.

Tuve la oportunidad de entrevistar a mucha gente: productores, artistas, artesanos, lugareños y cocineros, los sueños, la tristeza y la decepción son elementos comunes. Cuando veo estas cosas, no dejo de evocar la parábola de los talentos, donde Dios lo dio todo y algún día pedirá cuentas.

Por mi parte, regresé a Caracas revuelta, con la maleta llena de productos y un sabor agridulce en la boca. Fue como visitar al amigo que lo tiene todo y no echa pa´lante. Desde el aeropuerto hasta Güiria, pasando por sus dos golfos, sus dos penínsulas, sus playas, sus serranías, sus productos y su gente, le falta el mundo entero para ser el lugar que está destinado a ser, con prosperidad para todos, respeto por la naturaleza, aprovechamiento consciente de los recursos, además de calidad de vida para sus habitantes.

Citando «al eterno» – que por cierto hay un video en el aeropuerto donde uno de sus hermanos dice, que trabajó ahí cuando era militar en funciones y ni por eso le hizo un cariñito -, yo le preguntaría al Estado Sucre «¿qué hace aguila cazando moscas?».

Acerca de ... Vanessa Rolfini Arteaga

Vanessa Rolfini Arteaga
Comunicadora social y cocinera venezolana dedicada al periodismo gastronómico. Egresada de la UCAB con estudios de especialización en la Universidad Complutense, de crítica gastronómica en The Foodie Studies y entrenamiento sensorial en la Escuela de Catadores de Madrid. Actualmente, colaboradora de revistas Bienmesabe y Semana Cocina (Colombia), y columnista del diario El Universal. Conductora de rutas gastronómicas y editora de guías. Creadora y redactora de recetas. Bloguera a tiempo completo ... "Le dedico casi todo mi tiempo a divertirme, amar, viajar, comer y beber bien. Aunque parezca una locura, ese es mi trabajo".

Te puede interesar

Ávila Burger y Carbone Espresso se unen para unos buenos desayunos / Luis Villapol

Ávila Burger de Maiquetía establece una alianza con la Academia del Caffe, Pietro Carbone

Un comentario

  1. Triste realidad. ¿Cambiaremos algún día ?