Inicio » Así somos » ¿Vino para la hallaca? / por Vladimir Viloria

¿Vino para la hallaca? / por Vladimir Viloria

“La hallaca caraqueña, que apenas deja sentir el picante y no lleva ni papas ni garbanzos, cuando está hecha con exactitud, es milagrosamente delicada…La masa hervida, pero aliñada, le da un sustento de sobria transparencia a ese guiso de gallina y cerdo cuando en el paladar va encontrándose con la definida presencia de los adornos: ají dulce, cebolla, pasas y almendras, que envuelve el aroma de la hoja de plátano”. Así definió un viejo cronista caraqueño, hace ya tiempo, la alquimia de nuestra hallaca.

La buena hallaca es de textura untuosa y sabe conjugar todos los sabores, combinando a su vez la tersa textura del maíz de la masa, la intensidad de carnes como el cerdo y la gallina que luego de lograda la alquimia del difícil guiso deben resultar en una totalidad equilibrada. Por eso el hallazgo de un vino para este plato no es fácil. Este debería ser tan complejo como ella. Sencillo pero con carácter. Pleno de matices, más bien sedoso, nada astringente y de aromas delicados.

Un vino capaz del coito con la hallaca debe respetarla, no hostigarla, más bien seducirla, dejar que ésta lo busque y se le entregue sin sobresaltos ni compromisos. Debe hacerla sentir cómoda para enaltecerla y así robarle el máximo de su sensualidad de aromas y sabores. Definitivamente, ella es la que manda.

Un rojo joven elaborado con vidueños de estructura media como Gamay, Merlot, Pinot Noir o el Zinfandel, libre de roble, pletórico de fruta, jugoso en su acidez y suave en tanino, pudiera funcionar. Pienso también en un precoz Novello o en vinos cosechados en crus de Beaujolais como Brouilly, Morgon, Chiroubles, Fleurie, Moulin-á-Vent, Chénas, o Juliénas, de mayor complejidad pero con una tipicidad aromática delicada y esencialmente frutal, que luego de un par de años, saben darse plenos, elegantes y sutiles. También, por su tipicidad abocada y su rico frescor, un Rosé d’Anjou como el de Barton & Guestier, hoy disponible en el mercado, le va de lo mejor. ¡Salud!

Texto publicado originalmente en la sección Comer & Beber de El Nacional. Dic 2015.

Acerca de ... Vladimir Viloria

Vladimir Viloria
Escritor y catador especializado en vino y spirits, ha trabajado en revistas como Exceso Cocina y Vino, el gourmet.com y otras publicaciones de Venezuela y América Latina. Productor pionero de eventos gastronómicos como el Salón Internacional de Gastronomía SIG, El Vino Toma Caracas y Sólo Los Mejores: Muestra internacional de vinos Premium. Autor de La Guía Legis del Vino y la Guía del Ron de Venezuela, por más de 10 años escribió para El Universal su columna Carpe Vinum. En 2012 obtuvo con mérito el Título Internacional Superior en Vino y Espirituosos, otorgado por el Wine & Spirit Education Trust, de Londres. Promotor de la cultura del vino, el ron de Venezuela y el hecho gastronómico, es miembro incorporado y directivo de la Academia Venezolana de Gastronomía. Actualmente escribe para el diario El Nacional.

Te puede interesar

Las cervezas de Tovar no pasan inadvertidas / Luis Villapol

Si algo destaco de Cerveza Tovar, aparte de ser la primera microcervecería del país, próxima ...

Un comentario

  1. que hermosa esta descripción de la Hallaca y su posible amante el vino… una verdadera delicia descriptiva!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *