Inicio » gastronomía » Sembrando memorias en La Huerta / por Rubén Rojas
Foto David Egui @comeresblog

Sembrando memorias en La Huerta / por Rubén Rojas

Foto David Egui @comeresblog
Foto David Egui @comeresblog

Los suelos de los Valles del Tuy alimentan corderos y vegetales que culminarán su existencia terrena mezclándose con frescos productos del mar en los platos que, desde 1990, los hermanos Romano ofrecen en La Huerta.

El amor por la tierra y las tradiciones familiares no disminuyó al asentarse en un continente distinto al que los vió nacer y han construido uno de esos locales que se transforman en un “must” para los golosos y fieles comensales de Caracas.

Tres ambientes, 44 mesas, se llenan de lunes a viernes para el almuerzo o la cena, también para picar y acompañar una cerveza bien fría. Los fines de semana la clientela cambia, las familias llenan La Huerta. Estiman que un 95 % de los comensales fieles de sábado y especialmente el domingo, son españoles o hijos de españoles que disfrutan del ambiente hispano y los platos que les recuerdan su tierra natal.

Las deliciosas chuleticas de Cordero acompañadas de papas fritas conviven en las mesas y la barra con las paticas de calamares fritas, para mi uno de los mejores platos del local, ahora son calamares importados, más grandes, pero igual de provocativos acompañados con salsa tártara, el toque criollo diría yo.

Foto David Egui @comeresblog
Foto David Egui @comeresblog

Los pimientos de Padrón, fritos y servidos con sal gruesa o los huevos revueltos con camarones, dispuestos con pan de concha gruesa son imprescindibles para el que quiera descubrir a que sabe La Huerta.  Además ofrecen queso madurado y chorizos de su propia elaboración. Es un detalle de lujo pasar por la cava y ver los quesos curándose para disfrute de los que vamos a picar y conversar en el local.

Una vez al año entusiasman con el tradicional festival del cordero donde, a lo largo de un mes, ofrecen una variedad de preparaciones elaboradas con los 1500 corderos que requiere la demanda del local.

Clientes fijos, como la pareja de catalanes que a sus ochenta y tantos años asisten a almorzar cada domingo, o la viuda que cada sábado se sienta a la barra y recuerda los mejores años con su esposo, se mezclan con empleados de la zona, gente bella atraída por la comida y la reciente oferta de cócteles.

La situación de las importaciones ha dificultado el mantenimiento de lo que fue la cava de vinos más grande del país, pero La Huerta no se amilana, sangrías, mojitos y el “Obrero” combinación de hielo, vino tinto y Coca Cola, siguen atrayendo a la bulliciosa clientela que disfruta del acogedor servicio y la comida abundante y sabrosa que ofrecen los Romano.

Si estas antojado de alguno de sus platos estrella, y estas corto de tiempo o los quieres disfrutar en casa, ofrecen el servicio para llevar, aunque no lo entregan a domicilio. No es necesario reservar excepto que pretendas un evento especial, y siguen ofreciendo servicio de Valet Parking.

 

La Huerta continua reinando en la Av. Francisco Solano López cruce con Av. Las Delicias, Sábana Grande. 0212.761.66.43

Acerca de ... Rubén Dario Rojas

Rubén Dario Rojas
Caraqueño, #Gorditomental, Comunicador Gastronómico, Cocinero, Profesor, Bloguero y amante de Caracas a tiempo completo.

Te puede interesar

Las cervezas de Tovar no pasan inadvertidas / Luis Villapol

Si algo destaco de Cerveza Tovar, aparte de ser la primera microcervecería del país, próxima ...