Inicio » Así somos » ¿En qué anda el chef Marc Provost?

¿En qué anda el chef Marc Provost?

Robert y Marc Provost son nombres que saltan constantemente cuando se hurga en la historia de la mesa pública caraqueña. Padre e hijo fueron dueños y manejaron el mítico restaurant francés El Gazebo. La palabra “mítico” para muchos es gigante o desproporcionada, pero no hay una sola historia salida de allí que no haga salivar, todas referidas a los años de la Venezuela Saudí, hasta se dice que un chárter viajaba a Francia con regularidad con el solo fin de traer ingredientes.

En sus mesas se sentaron desde Charton Heston, Cantinflas, Brooke Shields, Neil Armstrong, por solo citar algunas celebridades internacionales, además de todos los políticos, socialités y clientes que podía pagarse el gusto de sentarse en el restaurant no solo más caro, sin que uno de los más prestigiosos de la ciudad.

Allí se formaron muchos de los cocineros que hoy están al frente del resurgir de la cocina venezolana como Mercedes Oropeza, Paul Launois, Tomás Fernández, Edgar Leal.   Al revisar los menús de la época, lo que para entonces era tan criticado como que la cocina francesa había perdido purismo al integrar ingredientes locales, en realidad fue futurista porque está vinculado al espíritu de nuestra cocina hoy: producto local tratados con técnicas clásicas.

Lo cierto, es que Marc Provost desde hace ocho años se mudó a República Dominicana donde tiene un restaurant llamado Latino Factory, ubicado en el cruce de dos avenidas en Santo Domingo, cuya propuesta tiene dos vertientes: cocina venezolana para los compatriotas residenciados en la isla. Allí pueden disfrutar arepas, empanadas, cachapas, pabellón entre otros platos emblemáticos que alimentan la nostalgia. Y aparte,  un menú ejecutivo, donde se comen pollos guisados, chuletas, frijoles (rojos y negros), además de algunos platos locales como mangú, mofongo y locrio.

A Venezuela la añora. Treinta cuatro años no se borran de un plumazo, aunque la inseguridad lo empujó a salir. Tenía una “tierrita” en el estado Aragua donde criaba conejos y sembraba algunos vegetales. Aquí solo le quedan amigos y uno que otro asunto pendiente. Dice que está contento en Santo Domingo, donde  lleva una vida tranquila con su familia, que atrás quedaron los años de jornadas frenéticas y gritos en la cocina, y que a las tres de la tarde ya está en su casa.  Afirma que no deja de extrañar a esos clientes venezolanos, que califica de generosos en todos los sentidos, “saben celebrar y disfrutar la mesa. Dan y reciben mucho, es un cliente muy especial. Tal vez ahora con la crisis eso ha cambiado”, expresó.

Visiblemente más delgado que en las fotos donde lo había visto, lo imaginaba más alto, pero resultó un hombre bajo, de sonrisa dulce, voz suave, muy aplomado, vestido con una camisa multicolor por lo menos una talla más grande, quien pacientemente se tomó todas las fotos y se sentó a conversar sin poses.  Habla con afecto y respeto de los cocineros que pasaron por sus fogones en especial de Edgar Leal y Mercedes Oropeza. Incluso, creo que metí la pata, porque le pregunté si las recetas de El Gazebo estaban registradas, que sería un bello material para un libro y me dijo que las tenía por ahí. Pero cuando llegué a casa y revisé una nota de Alberto Veloz, descubro que hay un recetario con fotografías. Lo cierto es que no me sacó de mi error y  yo pensando que me la estaba comiendo. Así sucede.

Jean Paul Coupal lo invitó a cocinar una semana en el DOC Restaurant, para un proyecto llamado “Maletas vacías”, donde traerá varios chefs franceses pero la condición es que cocinen exclusivamente con ingredientes locales.

Comparto esta nota de Alberto Veloz sobre El Gazebo, es la historia de Caracas.

Acerca de ... Vanessa Rolfini Arteaga

Vanessa Rolfini Arteaga
Comunicadora social y cocinera venezolana dedicada al periodismo gastronómico. Egresada de la UCAB con estudios de especialización en la Universidad Complutense, de crítica gastronómica en The Foodie Studies y entrenamiento sensorial en la Escuela de Catadores de Madrid. Actualmente, colaboradora de revistas Bienmesabe y Semana Cocina (Colombia), y columnista del diario El Universal. Conductora de rutas gastronómicas y editora de guías. Creadora y redactora de recetas. Bloguera a tiempo completo ... "Le dedico casi todo mi tiempo a divertirme, amar, viajar, comer y beber bien. Aunque parezca una locura, ese es mi trabajo".

Te puede interesar

Los sabores del Zulia toman el Eurobuilding / Luis Villapol

Del 26 al 30 de noviembre, se realizará festival gastronómico zuliano en el Hotel Eurobuilding Caracas.

Un comentario

  1. yo fui aprendiz en el Gazebo en tiempos de su papá, Robert, cuando Marc tendría unos quince años o algo así…. me asombraban los mesones con las cocineras haitianas, creo, escogiendo una por una las hojas de perejil, cilantro, cómo se batía la mantequilla a mano, se comenzaba a trabajar en la pastelería de madrugada para tener los pain au chocolat y los croissants listos temprano en la mañana… un lujo de experiencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *