Inicio » Así somos » ¿Nos tomamos en serio las reservaciones en Venezuela?

¿Nos tomamos en serio las reservaciones en Venezuela?

“Las reservaciones” es un tema hay que tomarlo con pinzas. Bien sea en países donde es una práctica habitual y respetada, hasta en sociedades más flexibles donde parece que las consecuencias de cumplir o no el punto de agenda no suponen mayor importancia, ni consecuencias.

“Las reservaciones son para mí un tema contradictorio y me embargan sentimientos encontrados. Como restauradores, decidimos no tomar reservaciones salvo por contadas excepciones. ¿La razón? En este país la gente usualmente no es ni cumplida, ni puntual. Con eso respondo tu pregunta: creo que la gente no se toma en serio las reservaciones. La palabra cada vez vale menos, como el Bolívar”, afirma Valentina Semtei de La Casa Bistró, una de las tres entrevistados sobre el tema.

Al respecto Luis Elías Rodríguez de La Viña del Señor  expresa “la actividad de reservar refleja, como ninguna otra cosa, la informalidad y crónica impuntualidad del venezolano. No hemos internalizado que una reserva representa compromiso no solo del prestador de servicio para darlo, sino también del cliente para  honrar esa reservación. En mi experiencia tienes una lista de reservaciones, y una tercera parte – a veces hasta más – simplemente no se presenta. La mayoría ni siquiera llaman para excusarse, algunos llaman para decir que no podrán asistir a las 8:30 cuando el evento estaba concertado a las 7:30, otros se molestan porque llegan a las 9:30 y sus puestos se ocuparon”.

Por su parte, la cocinera Tamara Rodríguez dice “a mi me gustan los lugares que ofrecen la opción de reservar,  pero que también aceptan un porcentaje de comensales sin reserva. Creo que es más seguro para todos, pues permite una buena organización del tiempo, mejor manejo de la frescura y temperatura de los platos, pero también te cubre ante eventuales cancelaciones de última hora. Y abre espacio para los muy organizados y para los espontáneos”.

 

¿Qué opinas de las excusas para cancelar reservaciones? ¿Cómo saber si es cierto?

“Creo que no hace mucha diferencia. Las explicaciones no cambian el resultado. Lo imperdonable y que coloca a alguien en la lista negra es el “no show”. Que te dejen con los crespos hechos no sólo te hace perder dinero, es un irrespeto. Llamar y avisar hace que en caso de tener clientes en espera puedas dar la mesa a otro. Cuando te enfrentas por un lado a gente esperando mesa y por el otro, a mesas vacías esperando gente, debes asumir una posición”, afirma Semtei.

“También refleja nuestra creatividad para las excusas más variadas, aunque en algunos casos basta con un “no me acorde que ese día había juego Caracas-Magallanes”. No hay forma de saber si son ciertas, además sale más problemático verificarlas, y en el proceso te puedes arriesgar a perder el cliente porque puede considerar ofensivo tu procedimiento. La solución salomónica para esto es cobrar algo por adelantado, en este caso si que no falta nadie, se vuelven todos Británicos”, asegura Rodríguez.

En el caso de la cocinera Tamara Rodríguez, “A mi jamás me ha embarcado nadie, ni me han llamado para excusarse o cambiar la reservación, ni siquiera cuando he cocinado en festivales en otras ciudades asi que si opino solo por mi experiencia diría que la gente es respetuosa. Sin embargo, se de restaurantes que solo reservan el 30 o 40 por ciento de su aforo, porque hay gente que reserva y no va, ni llama. Quiero creer que cada vez somos mas respetuosos en este sentido“.

 

Qué le recomiendas a un cliente, antes de tomar la decisión de hacer  una reservación 

Que se aseguren que van a ir efectivamente y a la hora que dicen, no solamente ellos sino también las personas que los acompañarán”, sugiere Semtei.

“Para quienes hacen la reservación, recomiendo revisar el nivel de compromiso de todos y cada uno los asistentes antes de hacerla. Se que muchas reserva de grupos se caen porque al último momento alguno o algunos del grupo deciden no asistir, y es allí que descubren que el grupo no era tan sólido como pensaba. Cuando veo bastantes reservas, que voy a esta a casa llena, le indico a la gente que estamos full, y que tengo una lista de espera, que si no están presentes media hora luego de lo pautado, su puesto será ocupado por otra persona. En realidad no hago lista de espera, solo aprovecho los espontáneos que generalmente aparecen”, propone Rodríguez de la Viña del Señor.

Acerca de ... Vanessa Rolfini Arteaga

Vanessa Rolfini Arteaga
Comunicadora social y cocinera venezolana dedicada al periodismo gastronómico. Egresada de la UCAB con estudios de especialización en la Universidad Complutense, de crítica gastronómica en The Foodie Studies y entrenamiento sensorial en la Escuela de Catadores de Madrid. Actualmente, colaboradora de revistas Bienmesabe y Semana Cocina (Colombia), y columnista del diario El Universal. Conductora de rutas gastronómicas y editora de guías. Creadora y redactora de recetas. Bloguera a tiempo completo ... "Le dedico casi todo mi tiempo a divertirme, amar, viajar, comer y beber bien. Aunque parezca una locura, ese es mi trabajo".

Te puede interesar

Los sabores del Zulia toman el Eurobuilding / Luis Villapol

Del 26 al 30 de noviembre, se realizará festival gastronómico zuliano en el Hotel Eurobuilding Caracas.

2 Comentarios

  1. Las reservaciones deben respetarse, así como cuando no se va a asistir, bien sea un restaurante o una fiesta, se debe avisar. Es de buenas maneras excusarse si no se va a asistir y más aún si la persona había reservado o se había comprometido.

  2. Es así como lo describen,tal cual….
    Me parece que cuando no se excusan a tiempo de no poder asistir es una falta de respeto terrible.
    En nuestro caso tenemos un local pequeño y trabajamos con reservas sobretodo en temporada,lo cual nos permite prestar un servicio puntual y organizado.
    La informalidad no es nuestro estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *