Inicio » gastronomía » Maridajes imposibles / por Vladimir Viloria

Maridajes imposibles / por Vladimir Viloria

Cuando el aficionado asume el reto de buscar el vino ideal para un plato, o más aún, cuando entusiasta ha creído encontrarlo, lo más seguro es que, a la hora de la cata, lo invada un cierto halo de inseguridad, algún atisbo de frustración, o la pesada y nada agradable sensación del desencanto.

La gastronomía es un basto territorio de soberanía sensorial donde la subjetividad manda. Beber vino y alimentarse para al  mismo tiempo disfrutar de ambas cosas, binomio complejo de caballo y jinete. Quién se impone ¿la bestia o el jockey?, ¿quién asume las riendas? Dar con el vino adecuado para acompañar cualquier vianda, o viceversa, no es tarea fácil, aunque en principio y según mi modesto modo de ver, de manera inconciente se establece un frágil y delicado límite interno entre éste y el plato –sobre todo cuando se está ante importantes etiquetas o elaboradas recetas-, cosa que protege, secretamente, la autonomía y personalidad de ambas partes.

La experiencia e intuición del aficionado, su memoria gustativa y su experiencia, es decir, el conocimiento real y concreto de las sensaciones organolépticas del vino escogido y las que el plato producirá a la postre en el paladar, pueden ser caminos para hacer posible una experiencia rica y placentera. Pero ¿qué hacer, si luego de probar y seleccionar el vino para una determinada receta, ésta no resulta tan satisfactoria como cuando se cató, a la hora de la prueba final?

Los mejores vinos para comer son los menos pretenciosos, por lo general ligeros, con taninos y acidez moderada, plenos de frescor y buena fruta. No queda más remedio que probar, y más allá del nivel de entrenamiento de cada paladar y de la capacidad para dilucidar intelectualmente la compleja diversidad de sensaciones que plato y vino producirán en boca y nariz y cuando, honestamente, la certeza del placer estalle en nuestros sentidos, ya se habrá conocido un importante umbral de satisfacción. Probar, probar y probar, no existe otra forma de aprender. ¡Salud!

Acerca de ... Vladimir Viloria

Vladimir Viloria
Escritor y catador especializado en vino y spirits, ha trabajado en revistas como Exceso Cocina y Vino, el gourmet.com y otras publicaciones de Venezuela y América Latina. Productor pionero de eventos gastronómicos como el Salón Internacional de Gastronomía SIG, El Vino Toma Caracas y Sólo Los Mejores: Muestra internacional de vinos Premium. Autor de La Guía Legis del Vino y la Guía del Ron de Venezuela, por más de 10 años escribió para El Universal su columna Carpe Vinum. En 2012 obtuvo con mérito el Título Internacional Superior en Vino y Espirituosos, otorgado por el Wine & Spirit Education Trust, de Londres. Promotor de la cultura del vino, el ron de Venezuela y el hecho gastronómico, es miembro incorporado y directivo de la Academia Venezolana de Gastronomía. Actualmente escribe para el diario El Nacional.

Te puede interesar

Las cervezas de Tovar no pasan inadvertidas / Luis Villapol

Si algo destaco de Cerveza Tovar, aparte de ser la primera microcervecería del país, próxima ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *