Inicio » gastronomía » Sardinas, ¡las malqueridas!

Sardinas, ¡las malqueridas!

Pequeñas, gustosas, abundantes, baratas, nutritivas, versátiles y presentes casi todo el año. Parece que a las sardinas no le calza ningún adjetivo negativo salvo en Venezuela, donde en muchos lugares, sin importar la clase social, se le califica y percibe como “comida de pobres”.

Lo cierto es que ese pequeño pez azul de visos tornasolados científicamente llamado Sardinella aurita, es una sabrosa bendición. Felito Gómez, cultor del Estado Nueva Esparta, afirmaba “que la sardina grande se asa directamente sobre las brasas, se hornea o se fríe, bien entera o en filetes. La mediana se prepara en: hervido, frita entera o en filete”.

Después del relato de Gómez queda despejada cualquier duda sobre su maravilloso rol en nuestra culinaria. Incluso en días recientes, el chef Sumito Estévez residenciado en Margarita, comentó sobre su preocupación cuando pasen las épocas de mango y sardina, que mitigan de cierta manera el hambre.

Sin embargo, los países mediterráneos la tienen en alta estima, tal vez de ahí procede la herencia de amor que le tienen algunos comensales. Porque a la sardina se le ama u odia, no tiene términos medios.

En Lisboa una de las primeras cosas que me impresionó fue como habían sardinas por todos lados: en dibujos, grafitis, hechas de tela y metal guindando en las puertas y ventanas. Se le exalta, es el majar de las fiestas de San Antonio y es ícono de la ciudad.

Por su parte, en Málaga al sur de España, son famosas las espetadas, que consiste en atravesar los peces con varas de madera y asarlos a la parrilla, en este contexto la sardina es la vedette de la fiesta. Podría continuar citando ejemplos, donde brilla en los platos tanto como lo hace en el fondo del mar.

Una de sus grandes virtudes es que para lucirse no necesita mucho arreglo, basta un toque de sal para que explote en sabores, incluso el exceso de salsas y refinamientos no le sientan del todo bien.

Ciertamente, si el cocinero tiene destreza e imaginación logrará resultados excepcionales, de esos que hacen volver una y otra vez a sus mesas. Si a lo dicho se le suma su bajo precio, disponibilidad y alto contenido nutricional, salta como una de las mejores alternativas de alimentación de estos días.

Para quienes se preguntan qué tanto se puede hacer, comparto esta receta de sardinas rellenas del escritor almeriense Antonio Zapata: “Después de limpiar  bien las sardinas, que se eligen grandecitas, se abren con cuidado y se les quita la raspa (espinas). Se rellenan con un picadillo hecho con huevo duro, ajo, perejil, poca sal y miga de pan mojada en zumo de limón. Se cierran las sardinas, se pasan por huevo y harina y se fríen”.

Como dato curioso, se les aprecia tan poco en nuestro país que cuando los fanáticos de los Leones del Caracas desean molestar a los Tiburones de la Guaira, les gritan: “¡ehhh, sardinas!”

Publicado en la columna Limones en Almíbar de El Universal el 18/06/2016

Acerca de ... Vanessa Rolfini Arteaga

Vanessa Rolfini Arteaga
Comunicadora social y cocinera venezolana dedicada al periodismo gastronómico. Egresada de la UCAB con estudios de especialización en la Universidad Complutense, de crítica gastronómica en The Foodie Studies y entrenamiento sensorial en la Escuela de Catadores de Madrid. Actualmente, colaboradora de revistas Bienmesabe y Semana Cocina (Colombia), y columnista del diario El Universal. Conductora de rutas gastronómicas y editora de guías. Creadora y redactora de recetas. Bloguera a tiempo completo ... "Le dedico casi todo mi tiempo a divertirme, amar, viajar, comer y beber bien. Aunque parezca una locura, ese es mi trabajo".

Te puede interesar

Las cervezas de Tovar no pasan inadvertidas / Luis Villapol

Si algo destaco de Cerveza Tovar, aparte de ser la primera microcervecería del país, próxima ...

2 Comentarios

  1. Vanessa, mencionaste arriba unos limones en almibar…
    Puedes indicarme donde consigo esa receta?
    Gracias,
    Carlos Gonzalez B.

    • Vanessa Rolfini Arteaga
      Vanessa Rolfini Arteaga

      Limones en almíbar es el nombre de mi columna en el diario El Universal. La receta está en el libro rojo de Armando Scannone. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *