Inicio » #RecetasEn4 » Semillas de auyama tostadas #recetasen4

Semillas de auyama tostadas #recetasen4

semillas de auyama rutas golosas recetasen4Esta receta es perfecta para merendar, para mitigar el hambre entre comidas y un acompañante de excepción para la cerveza.

Lo mejor … el costo de esta receta es bajísimo porque las semillas las botan, son gratuitas.

1.- Lava con agua una taza de semillas de auyama (calabaza) hasta que dejan de estar babosas.

2.-  Seca las semillas con una servilleta de papel. No dejes que se saquen en contacto con la servilleta porque se pegan.

3.-  Calienta el horno a 180°C o 350°F.

Coloca las semillas sobre una bandeja de horno, añade 3 cdas de aceite (Si es oliva mejor) y 1 cdta de sal gruesa. Se pueden añadir otras especias como pimienta, pimentón español, canela. Mezcla bien y lleva al horno de 30 a 35 minutos. A la mitad del tiempo revuelve las semillas.

4.- Retíralas de horno cuando comiencen a dorar. Sabras que están  listas porque se inflan ligeramente y son mas ligeras de peso y al moverlas hacen un lindo sonido que asemeja a las piedritas en un palo de lluvia. Déjalas  enfriar y guárdalas.

Acerca de ... Vanessa Rolfini Arteaga

Vanessa Rolfini Arteaga
Comunicadora social y cocinera venezolana dedicada al periodismo gastronómico. Egresada de la UCAB con estudios de especialización en la Universidad Complutense, de crítica gastronómica en The Foodie Studies y entrenamiento sensorial en la Escuela de Catadores de Madrid. Actualmente, colaboradora de revistas Bienmesabe y Semana Cocina (Colombia), y columnista del diario El Universal. Conductora de rutas gastronómicas y editora de guías. Creadora y redactora de recetas. Bloguera a tiempo completo ... "Le dedico casi todo mi tiempo a divertirme, amar, viajar, comer y beber bien. Aunque parezca una locura, ese es mi trabajo".

Te puede interesar

Toda la verdad: vinos anticuados vs. vinos novedosos / por Alejandro Maglione

¿Cuál es el mejor vino? ¿Existe? ¿Será el mismo para todos? El cuasi eterno debate entre vinos añejos o jóvenes parecía no tener fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *