Inicio » gastronomía » Kibbeh y amores para más de doce / por Camila Cristo Anzola

Kibbeh y amores para más de doce / por Camila Cristo Anzola

cami-cristo-kibbe-rutas-golosas
Nayibe Nasser de Cristo

“Igualito al hommos de mi mamá… Pero al relleno del kibbeh le falta cebolla”, dijo mi estrictísimo tío Edgar.  Y aunque eso implique unas lágrimas extras al cortarle las alas a una cebolla antipática, el piropo de que mi sazón pueda parecerse a la de Nayibe me levantó el ego culinario algunos escalones.

Definitivamente los platos quedan mejores si hay con quién compartirlos, y eso me lo chismearon mis genes libaneses.  Llegar a casa de mis abuelos paternos era encontrarse de frente con Brahim (o Abraham, como cambiaron su nombre en la aduana al llegar a América) y a Nayibe con sendas bandejas de distintas marcas de cigarrillos una y mil ricuras de comer la otra.

Donde comen doce, comen quién sabe cuántos más, pero no es solo sentarse a comer. Yo, por ser muy pequeña entonces, no viví la experiencia de cocinar junto a mi abuela. Sin embargo, mi madre sí la vivió muy de cerca, y los secretos amorosos –y hasta a veces, regañones- que absorbió de su suegra cual esponja, me los pasó a mí cuando se dio cuenta de que yo había heredado su amor por las ollas y los sartenes, además de las letras, la guitarra y sus facciones.

El orden de los ingredientes del hommos o el babaganoush, el hilo de aceite que lentamente arma la emulsión, las ocho cucharadas exactas de jugo de limón; ese cuidado, esa cadencia, ese rito construyen el respeto hacia el plato y quien lo va a comer. “Al perejil le quitas los tallos porque si no, sabe a ñema”, oigo la voz que retumba en mi cabeza cuando un tallo travieso se me cuela en el tabouleLa clave del kibbeh es la perseverancia y la paciencia, o sea, el amasado, y si lo quieres crudo, mantenle el color rojizo con unos cubos de hielo. La sensación de amasar la carne fría con trigo, cebolla, hierbabuena y aceite de oliva predice el placer que sentiré al contemplar el gusto de quien lo coma, y es que, como Nayibe, yo prefiero sentarme a mirar a la gente comer lo que les he preparado antes de comer yo. A veces me basta y me sobra con mirar, y eso quizá les convenga a mis kilillos de más.

Entre el punto perfecto de la cebolla caramelizada para el reeshta o la trampita de agua y harina para el makaroon thum, me empapé también de los secretos de una señora india (no hindú, porque era cristiana), mamá de mi roommate Suja, en Baltimore, que me enseñó a preparar distintos tipos de curry tan ricos y elegantes como los saris que usaba a diario. La recuerdo, muerta de risa y con su mal inglés, ayudándome a ponerme uno verde esmeralda, y cómo me mareé de tanto dar vueltas. El olor del clavo y el cardamomo también me marean así, como al ponerme el sari, pero he aprendido a calibrarlos en un buen biryani, tikka masala o en el cremoso palak paneer.

Sé que muchos lectores, descendientes de inmigrantes, verán las memorias de sus corazones reflejadas en estas líneas, y es que la señora Varghese –la mamá de mi roomate en Baltimore- y mi abuela Nayibe, de alguna forma expulsadas de sus países heridos de guerras y otros males, fueron mujeres que no solo portaron su infancia, su vida y sus amores en una humilde maleta; portaron también su cultura familiar y gastronómica, cuyo mejor canal de diseminación fue el puro y sencillo amor al alimentar a sus hijos y amigos de la casa, no Gourmet Channel ni las redes sociales.  Adoro portar las suyas que he vuelto mías a punta de cariño; adoro ser mujer y nutrir desde mi vida a pesar de no ser madre; adoro poner una mesa rica en detalles y complacencias aunque los platos sean de los blancos Corelle y los cubiertos de Ikea.  Sajtein, decía Nayibe, pero el mejor provecho era para ella.

Acerca de ... Camila Cristo Anzola

Camila Cristo Anzola
Larense y libanesa, licenciada en Idiomas Modernos, investigadora lingüístico-literaria, traductora, editora y a veces escritora. Amante de los sabores, espejos de culturas, buen diente y cocinera amateur.

Te puede interesar

Venezuela protagonista en la cena benéfica “Il pasto povero” / por Narsa Silva

Gastronomía venezolana protagonizó cena benéfica que organiza cada año la Parroquia de Pontida, en la provincia de Bérgamo, Italia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *