Inicio » gastronomía » La Sibilla, vitrina de lujo y sabor italiano / por Ruben Dario Rojas

La Sibilla, vitrina de lujo y sabor italiano / por Ruben Dario Rojas

orecchiette-al-ragu-640x427
Orecchiette al ragu / foto @comeresblog

Enclavado en medio de La Castellana, La Sibilla restaurante y lounge rememora las casonas tradicionales de la urbanización, emblema de la Caracas moderna y sofisticada de mediados del siglo pasado, aquella capital donde Dior y Cartier ofrecían sus exclusivos productos de lujo a una sociedad que se modernizaba lentamente.

La fachada de inspiración modernista del Hotel Cayena con sus altas puertas, guardan celosamente la privacidad de los huéspedes que disfrutan de un espacio interior abierto y lleno de verdor en el fresco jardín interior. Este hotel, que tanto ha dado que hablar en la capital, aun antes de su apertura, es la sede de La Sibilla, Restaurante y lounge, concebido por los dueños, italovenezolanos, como un espacio de “fine dining” italiano.

asparagi-e-uovo-640x427
huevos y esparragos / foto @comeresblog

Nada más lejos de la trattoria o el café que este reducto de lujo y exclusividad, vajillas hechas a pedido decoradas con motivos tomados del logo del restaurante, platos Rosenthal y copas de cristal suizo, anuncian una experiencia elegante y sofisticada.

El servicio de sala es impecable, un poema ver a la brigada negra en la labor del montaje de cada mesa, la atención cuidadosa y respetuosa de todos: desde la anfitriona que recibe al comensal hasta la sommelier merecen un aplauso de pie.

Lo interesante es que todo este hermoso y cuidado empaque sirve como vitrina para exhibir la propuesta que se cuece en los fogones de La Sibilla, bajo la conducción de Julio González, asesorado en los inicios por Massimo Mori.

González es egresado del HTEI (High Trainining Educational Institute), pasó por varios de los hoteles de la Cadena Marriott que lo prepararon para el manejo de la cocina en hoteles de lujo y garantizar los elevados estándares de calidad que requiere este servicio, justo antes de iniciar sus labores en estos fogones vivió una experiencia de seis meses en el Armani Café de París para perfeccionar el tema de las pastas y la sazón italiana que un proyecto como La Sibilla requería.

Con una carta que ha ido evolucionando poco a poco, entre los antipasti me encantó el Asparagi e uovo es un clásico del local: huevo cocido a 63°C sobre polenta al grill y espárragos salteados con salsa de parmesano, impecable combinación de texturas, y sabores, la frescura del esparrago equilibra la untuosidad de la salsa que se hace más compleja con la unión de la yema líquida.

Ravioli neri di seppia e gamberetti / foto @comeresblog
Ravioli neri di seppia e gamberetti / foto @comeresblog

Entre las pasta, ofrecidas en la carta bajo la denominación de Primi, los ravioli neri di seppia e gamberetti se llevan los laureles, los corlugiones rellenos de langostinos y servidos con salsa de mantequilla, son impecablemente sencillos y técnicamente bien hechos, “queremos que los comensales reconozcan otras presentaciones de los ravioli que también son tradicionales en Italia” explica González.

Los Orecchiette al ragú, servidos con salsiccia y tomate, son una explosión de aromas y sabores, el tradicional toque de hinojo añadido en la preparación de las salchichas que se elaboran también en la cocina del local balancea muy bien la acidez del tomate y aporta una delicada nota dulzona y anisada.

Los postres no tienen desperdicio, uno de los más populares es la Esfera de chocolate, flambeada con Sambuca, rellena de mousse de chocolate con quenelle de helado de chocolate sobre un crumble de chocolate. Impecable trabajo de Génesis Sánchez una de las pasteleras del restaurante. Abundante y goloso perfectamente dos personas pueden disfrutar de la preparación.

El estricto código de vestuario se ha relajado un poco, pero ni los pantalones de deporte, los zapatos de goma o los pantalones cortos son bienvenidos, realmente la experiencia y el local invitan al comensal a lucir sus mejores galas para no desentonar. Sirven almuerzos y cenas de lunes a sábado y solo almuerzos los domingos, pero sábados y domingos ofrecen un brunch muy sofisticado.

La Sibilla retoma el lujo de la Caracas de los años cincuenta en Ave. Don Eugenio Mendoza, entre calles el Bosque y José Ángel Lamas, La Castellana, Caracas, para reservaciones 0212.274.82.94

Fotos: David Egui @comeresblog

Acerca de ... Rubén Dario Rojas

Rubén Dario Rojas

Caraqueño, #Gorditomental, Comunicador Gastronómico, Cocinero, Profesor, Bloguero y amante de Caracas a tiempo completo.

Te puede interesar

La historia de la “Reina Pepiada” narrada por su creador / por Mauricio Vannini

Heriberto Álvares es el creador de las famosas Reinas Pepiadas, aquí la historia escrita por Mauricio Vagnnini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *