Inicio » gastronomía » Chocoramo, el Ramo que se mantiene en el tiempo con su sabor a tradición / por Andrea Torres

Chocoramo, el Ramo que se mantiene en el tiempo con su sabor a tradición / por Andrea Torres

Cada receta esconde dentro de sus sabores, colores, texturas y olores una gran historia que contar y cuando de apetitos curiosos se trata, por lo general se busca más allá de lo evidente a la vista, queriendo sentir el corazón y la pasión  que llevó a esas manos a crear pedacitos de historias que se arman como rompecabezas entre cada bocado.

Eso fue exactamente lo que me sucedió al probar el conocido “chocoramo” de Ramo. Una golosina que tiene más de 44 años en el mercado y es una de los productos más vendidos por Ramo y ya entenderán la razón. Sino, pruébenlo ustedes mismos para que vivan la experiencia de una receta hecha con el corazón.

Sólo con ver su tradicional y sencillo empaque transparente  que deja al descubierto al protagonista principal, que al abrir despierta las ganas de devorarlo y captura las miradas de quienes escuchan su empaque crujir.

Al sentir el particular sabor casero de su esponjoso ponqué, lleno de aire entre cada miga, sin que se desmorone, con un sabor sin igual que invade todos los sentidos al mismo tiempo: el olfato, por su aroma único e inconfundible, el gusto, por su particular sabor y hasta el tacto, por su suavidad, que hace disfrutar de su sabor hasta el último mordisco, combinado con una ligera y sutilmente dulce cubierta de chocolate, que se derrite al instante desde el primer bocado y hace pecar hasta aquel que tiene los mejores modales, al chuparse los dedos con lo que queda untado en ellos, creando el equilibrio perfecto entre el ponqué y chocolate, que lo hace realmente único. Es una explosión de sabores y un deleite al paladar de la forma en que lo comas: refrigerado, calentándolo en el microondas, acompañado con helado, con leche, o gaseosa es simplemente delicioso, en cualquier momento del día, todos los días de la semana.

Fue entonces al probar el chocoramo, cuando supe que se trataba de esas recetas que no se comparten porque son “de casa”, que sólo se pasan de generación y generación, desbordando de sabor la memoria de quién las prueba y que ciertamente revelan una gran historia.

Para algunos, será un simple ponqué con una capa de chocolate, pero para quienes sienten el placer de comer, forma parte de un clásico que se mantiene vigente en sus recuerdos en casa, en la escuela, en su día a día, en esos momentos donde la rutina, el estrés, el desamor gritan la necesidad de matar un antojo, de una dosis de energía o de un simple gusto para consentir tu paladar que te endulce y alegre el corazón, como lo hace el chocorramo, que te traslada en el tiempo añorando y soñando con esos sabores, que saben a tradición.

Desde la década de los cinucenta, el chocoramo forma parte de las muy conocidas “onces” (merienda) de varios Colombianos por muchas generaciones y eso precisamente es lo que hace que los sabores trasciendan en el tiempo pero que así mismo te remonten al pasado y te permitan revivir historias de tradición.

Definitivamente Ramo y sus productos son recetas del corazón, de tradición, de herencia, que se mantendrán latentes por mil años más.

 

Andrea Torres pertenece al primer grupo que realizó el taller de iniciación a la redacción gastronómica, dictado on line en octubre de 2016.

Acerca de ... Andrea Torres

Andrea Torres

Venezolana egresada del alma mater UCAB como licenciada en administración de empresas. Actualmente residenciada en Bogotá-Colombia dedicada al marketing y entregada a los sabores de la vida en cada lugar que conoce.

Te puede interesar

La historia de la “Reina Pepiada” narrada por su creador / por Mauricio Vannini

Heriberto Álvares es el creador de las famosas Reinas Pepiadas, aquí la historia escrita por Mauricio Vagnnini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *