Inicio » gastronomía » Pabellón criollo en celebración marroquí / por Narsa Silva Villanueva

Pabellón criollo en celebración marroquí / por Narsa Silva Villanueva

narsa-silva-pabellon-criollo-rutas-golosasPara  el día de su cumpleaños 16 de noviembre,  pensé que un bonito obsequio podía ser cocinar un plato de mi tierra, Venezuela, para que degustaran y celebrar la ocasión con un almuerzo diferente y original. Se lo propuse a mi amiga Hannane, la homenajeada,  y aceptó encantada.

Hannane, de 38 años, musulmana, proviene de Casablanca, Marruecos; nos conocimos el primer dia de clase del curso de Italiano, nos sentamos juntas e hicimos los ejercicios que indicó la profesora que había que realizar en pareja; ella no habla español, yo no hablo árabe, desde ese dia nos comunicamos con el italiano que estamos aprendiendo, pero  entendimos que había empatía y podíamos ser buenas compañeras de escuela.

Coincidíamos en el curso y luego en las tareas dirigidas “doposcuola” donde colaboro como voluntaria y justo me asignaron a su hija Alaa para ayudarla en sus asignaciones y la niña a mi con el idioma,  esto no es casualidad, empezamos a compartir y vernos más a menudo.

Al poco tiempo, Hannane me invitó a su casa  y cocinó para mi un delicioso Cous-Cous con verduras y pollo, el plato típico de su país, y yo a la mía y también cociné, pero en esta primera ocasión no hice un plato venezolano -el menú fue una crema de zanahoria con paprika dulce y una parmiggiana y ensalada- lo estaba reservando para un momento especial: su cumpleaños.

Entendiendo el valor e importancia de la cocina y la mesa quise obsequiarle un poco de mi Venezuela cocinando para ella y su familia  nuestro plato insigne, el Pabellón criollo conformado por: arroz blanco, caraotas negras, carne desmechada y plátano frito.  Las caraotas  -provienen de Argentina- y los plátanos -de Costa de Marfil- los compré en un supermercado de africanos en el pueblo vecino, y la carne en una carnicería marroquí, donde los musulmanes adquieren la carne y pollo habitualmente.

Le pregunté a Hannane si alguna vez lo había comido y me dijo que no. La ocasión estaba servida.

Nuevos aromas y sabores

El pabellón es el plato típico de la gastronomía venezolana, completo y calórico, de sabores y texturas diversas. Suele acompañarse de arepa. La historia del pabellón se remonta a los tiempos de la colonia, y consistía en la reunión de comidas anteriores, lo que comúnmente se llama “las sobras” que realizaban los esclavos de las haciendas.  Por lo general, el arroz, la carne y las caraotas generalmente eran del dia anterior y al momento se preparaban las tajadas -plátano frito- y las arepas.

Conservando la tradición, el día anterior cociné la carne, las caraotas y el arroz. El día de su cumpleaños, lo llevé listo a su casa, y en el momento freí las tajadas explicando cómo se hacia.  Ese dia su cocina no estaba perfumada con sus clásicas especias:  curry, cúrcuma, canela. Otros aromas se apoderaron del lugar, el olor a caraotsa y a plátano frito, sobresalía en su cocina.

El pabellón  fue servido a la mesa, y el resultado superó mis expectativas. Elogiaron su sabor, su textura, y los cumplidos fueron generosos. “Es realmente delicioso, otros sabores, otros  olores, muy distintos a los nuestros. Nunca había probado las caraotas negras, son suaves, cremosas, ni el plátano, un sabor dulce delicado”.Respecto a la carne desmechada y el plátano, Hannane comentó que tampoco los había probado, “son sabores diferentes,  la carne hecha así, muy distinta a nuestra preparación y es rica, realmente me gusta”.

Compartió una graciosa anécdota conmigo: “En una oportunidad vi los plátanos en el supermercado africano de Lecco, y le dije a mi marido que nunca había visto una banana tan grande,  pensé que eran bananas, no conocía la diferencia entre banana y plátano, hoy aprendí muchas cosas nuevas, gracias por eso”.

“Todo me gustó, exquisito y diferente. Me gustaría poder aprender a  hacer el Pabellón, y también incorporar el plátano y comerlo con más frecuencia”, afirmó Hannane. Realmente fue  un  especial, cargado de afecto y agradecimiento mutuo. Fue un almuerzo entrañable donde el Pabellón criollo fue el invitado especial en este cita.  Complacida de mostrar a otros un poco de Venezuela.

Acerca de ... Narsa Silva Villanueva

Narsa Silva Villanueva

Periodista y emprendedora venezolana. Emigrante a Italia por amor. Pa´lante y con fe.

Te puede interesar

La historia de la “Reina Pepiada” narrada por su creador / por Mauricio Vannini

Heriberto Álvares es el creador de las famosas Reinas Pepiadas, aquí la historia escrita por Mauricio Vagnnini

Un comentario

  1. Esxcelente Narsita, qué bonita experiencia, enriquecedora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *