Inicio » gastronomía » Arepas por terceros
Mexicanos disfrutando arepas en feria de foodtrucks en el DF.

Arepas por terceros

Incontables letras e imágenes han registrado la diáspora venezolana que viaja con su arepa bajo el brazo. Extraoficialmente, se hablan de casi cuatro millones de compatriotas esparcidos por el mundo. Así que no es de extrañarse que ahora se pueda comer criollo en lugares antes inimaginados y que la arepa se cuele en preferencias y nuevos gustos. Pero resulta que ahora también se posiciona en otros fogones.

Mi amiga Narsa Silva, radicada en Italia, asiste a un voluntariado donde ha hecho amigos de todas partes del mundo entre esas una marroquí llamada Amina, con quien intercambia recetas constantemente. En días recientes Amina le envió el siguiente mensaje, con su respectiva foto, “a veces hago arepas en mi casa con Harina Pan, pero nunca me han quedado como a ti”.

En días recientes unas amigas venezolanas me invitaron a cenar y mi sorpresa vino, cuando las arepas las había preparado su casero peruano a quien le encantan. Pero revisando las redes sociales, cada vez son más los “no venezolanos” que se animan a prepararlas, rellenan a su manera, en algunos casos intentan imitar recetas más venezolanas o simplemente ejecutan libres interpretaciones.

Tal vez la verdadera “guerra de guerrillas” cultural, nuestra resistencia y contra-imagen a la nefasta revolución viene de la gastronomía. Ese espacio, en apariencia inofensivo, al que los políticos no le prestan la debida importancia, pero que se cuela como un caballo de Troya y solo espera pacientemente su momento.

No somos los primeros que experimentamos esta situación, los pueblos que han vivido crisis humanitarias como la que padecemos, viajaron por el mundo con sus ollas y recetas en el equipaje. Eso explica en gran medida, porqué la mayoría de la gente puede recitar casi de memoria el menú de un restaurante chino o italiano, sin ni siquiera comprender el significado de las palabras, pero sí con la seguridad de lo que están ordenando. Pero irónicamente, no tienen ideal real de quien es Mao Tse Tung o Mussolini.

Podemos vernos en ese espejo, porque nuestra culinaria circula por el planeta como nunca antes, se inserta en preferencias, menús diarios, mercados y ahora en los platillos de otros cocineros. Tendencia que crece sostenidamente, alimentada en principio por el desmembramiento y la nostalgia, y ahora por la curiosidad y la novedad.

Un ejemplo inspirador, puede ser Perú, donde no es azar que haya encontrado en la gastronomía un aliado para reconectarse con el orgullo nacional, sanar heridas y tender puentes. Aunque son procesos distintos han capitalizado, organizado y aliado su haber culinario a la imagen de la patria.

En nuestro caso, se ha dado de manera espontánea, que ojalá logremos canalizar y aprovechar positivamente. Los platillos venezolanos se van colando poco a poco, en algunos lugares con más éxito que en otros. Así que no se extrañen cuando vean otras culturas haciendo arepas, tal vez un poco choretas y distintas a las que guardamos en la memoria, pero arepas al fin. Es un trocito de la Venezuela que expresa lo mejor de sí, privada y sabrosamente.

Texto publicado en la columna Limones en Almíbar del diario El Universal el 11 de febrero de 2017.

Acerca de ... Vanessa Rolfini Arteaga

Vanessa Rolfini Arteaga

Comunicadora social y cocinera venezolana dedicada al periodismo gastronómico. Egresada de la UCAB con estudios de especialización en la Universidad Complutense, de crítica gastronómica en The Foodie Studies y entrenamiento sensorial en la Escuela de Catadores de Madrid. Actualmente, colaboradora de revistas Bienmesabe y Semana Cocina (Colombia), y columnista del diario El Universal. Conductora de rutas gastronómicas y editora de guías. Creadora y redactora de recetas. Bloguera a tiempo completo … “Le dedico casi todo mi tiempo a divertirme, amar, viajar, comer y beber bien. Aunque parezca una locura, ese es mi trabajo”.

Te puede interesar

La historia de la “Reina Pepiada” narrada por su creador / por Mauricio Vannini

Heriberto Álvares es el creador de las famosas Reinas Pepiadas, aquí la historia escrita por Mauricio Vagnnini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *