Inicio » gastronomía » La hospitalidad puede ser un pilar del progreso / por Alejandro Maglione

La hospitalidad puede ser un pilar del progreso / por Alejandro Maglione

Como cada año llega una edición más de Hotelga, una mega exposición de productos y servicios para la industria de la hospitalidad en todas sus formas. Es de esas cosas bien hechas, donde nuestro país muestra año a año el acierto de aquello de “querer es poder”.

La exposición se complementa con charlas que abarcan absolutamente casi todos los temas que pueden importar a la industria de la hotelería y la restauración de cara al turismo.

En ese marco, la inauguración, en un inmenso y repleto salón en La Rural, fue encabezada por Ministro de Turismo de la Nación, que formaba parte del abigarrado grupo de funcionarios y dirigentes que dieron su presente.

El discurso. Graciela Fresno es la presidente de FEHGRA (Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina), una entidad que desarrolla centenares de actividades especialmente en el interior de nuestro país, y aprovechó la oportunidad para puntualizar reclamos que los empresarios suelen expresar entre dientes. Increíblemente, sigue existiendo el temor de retos o algún tipo de represalia si a alguno se le ocurre “irse de boca”. Los malditos “códigos” indican que todo se debe tratar a puertas cerradas y en voz baja. Graciela rompió el molde y delante de varios funcionarios públicos dijo lo que todos saben y se hacen los distraídos.

La frase. “Estamos convencidos que nuestra industria está llamada a ser protagonista de la historia del progreso que como país nos debemos. Y esto es así porque la Argentina reúne todas las condiciones necesarias para ser un destino de preferencia mundial”.

Graciela no dijo nada nuevo, pero que siempre es bueno recordarlo. España tuvo como uno de los pilares para salir de la crisis del 2008 a la industria de la hospitalidad, particularmente la gastronomía. Así, en el correr de los años, ajustando los precios y mejorando lo que había que mejorar, le dijo al mundo: “Saborea España”, creando así 500.000 puestos de trabajo nuevos.

Cambio. Una de las frases que me gustó es ésta: “El mundo cambia, el huésped cambia, sus necesidades y exigencias cambian. En consecuencia, las empresas deben cambiar también para ofrecer el servicio que el huésped o el comensal requiere”.

¿Estamos de acuerdo los patagónicos con esta reflexión? ¿Están los empresarios del sector pensando y actuando frente a estos clientes cambiantes? Creo que algunos sí, pero no son la mayoría. El “¿para qué cambiar si hace 20 años que hago esto y me va bien?” es el pensamiento que prima. El empresario pyme se mueve con un concepto de caja que suele terminar por dejarlo fuera del mercado casi sin darse cuenta: la idea es que se debe cambiar para que le vaya mejor.

Buena noticia. “Días pasados, conocimos la noticia que Argentina batió su récord de turistas: 10 millones sólo en el primer semestre de 2017. Sin dudas, medidas como la devolución del IVA al turista extranjero, la política de cielos abiertos, las importantes acciones promocionales llevadas a cabo, la reinserción de la Argentina en el mundo, son factores clave para ese crecimiento”. La Dra. Fresno lo que hizo fue recordar que la interacción entre el sector público y el privado suele ser beneficiosa.

Calidad. En un párrafo reafirmó lo que desde esta columna venimos machacando: “Y cuando hablamos de calidad hablamos de calidad en los establecimientos hoteleros y gastronómicos. Calidad en los productos que servimos y en los servicios que proveemos. Calidad en los servicios complementarios, en el cuidado del entorno, en la preservación del medioambiente, en el uso responsable y respetuoso de los recursos energéticos. Calidad significa que cuando un cliente finaliza su visita a un restaurante o finaliza su estancia en un hotel se va convencido de que acertó. Y es eso mismo lo que lo anima a repetir esa experiencia y a sorprenderse incluso de las mejoras que ha encontrado”. Clarísimo.

Coraje: Creo que todos los presentes se sintieron más que representados cuando Graciela expresó: “Como sector que demanda intensamente mano de obra, compartimos los conceptos vertidos por el Presidente de la Nación, referidos a la llamada industria del juicio en nuestro país. Nuestro sector requiere que se encare una profunda reforma laboral, que cree una normativa justa y equitativa para las partes, y que disminuya los altos costos que para el empresario significa tener un trabajador registrado…”.

Este es un tema en el que la convicción es grande: si se pone en caja este tema por el que un juicio laboral pone en riesgo la continuidad de una empresa pyme, nadie duda que la mano obra empleada crecerá exponencialmente. No puede ser que un descomportado pueda poner en riesgo la continuidad de un lugar que le da trabajo a otros 10/20 compañeros. Nadie habla ni imagina de conculcar los legítimos derechos de ningún trabajador, pero los que trabajan en el sector son mudos testigos del aprovechamiento desleal que se hace de una legislación y una justicia laxa.

En esto, los empresarios de todo tipo de establecimiento se tienen que abroquelar detrás de sus dirigentes. En general los que se benefician con este tipo de acciones suelen guardar un pesado silencio. Prima el “no te metás”. Hace años atrás se derogó lo que se llamaba la “Ley de Locaciones Urbanas”. Un engendro que existió durante décadas y permitió que existieran alquileres sobre inmuebles valiosos que no superaban los $200 mensuales (sic). Se escuchó fuerte la voz de las asociaciones de inquilinos. El sector de los propietarios permaneció silencioso.

Finale. Es un momento en que hay que apoyar a dirigentes como Graciela Fresno, como sus colegas de tantas cámaras y asociaciones, que quieren hacer de la hospitalidad un pilar de nuestra economía. No diría dramatizando que es “ahora o nunca”, pero es un tren que no va a pasar muchas veces. Como contrapartida, el mayoritario empresariado honesto, también debe ajustar las tuercas para adentro para que desaparezcan los vivos de siempre, que llevaron al péndulo legal a estar en el extremo que está por su comportamiento abusivo. Ah, de paso, no se pierda HOTELGA. Si no es este año, el próximo. Vale la pena.

 

Texto originalmente publicado en Patagonia.net

Acerca de ... Alejandro Maglione

Alejandro Maglione
Presidente de la APEGLA, Asoc. de Periodistas Gastronómicos de Latino Amèrica. Columnista en La Nación de Buenos Aires. Conductor del programa radial La isla de los Sibaritas (que se escucha en YouTube poniendo “isla sibaritas”)

Te puede interesar

¿Por qué el tenedor tiene cuatro dientes? / Por Alejandro Maglione

De tanto usarlo nos parece evidente: el tenedor parece que siempre estuvo ahí y que siempre tuvo cuatro pinches. Pero no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *