Inicio » Así somos » Chianti Geográfico, de la Toscana a Venezuela / por Aquilino José Mata
Viñedos en la Toscana, Italia

Chianti Geográfico, de la Toscana a Venezuela / por Aquilino José Mata

Valles divididos en campos de cultivo e hileras de cipreses que recortan con sus sombras los colores cambiantes del terreno. Colinas, que a veces se hacen montes, pobladas de bosques. Viñedos hasta que se pierde la vista. Pueblos y palacios en mitad de los campos. En este entorno palpita el corazón hermoso y sobrecogedor de la Toscana rural, a pocos kilómetros de Florencia y Siena, dos de las ciudades más emblemáticas de la noble Italia. Aquí se produce el chianti, uno de los vinos más reconocidos de una nación que planetariamente se regodea con la calidad y variedad de sus caldos. Históricamente proviene de tres aldeas: Radda, Castellina y Gaiole, situadas en las Colinas del Chianti, de allí su nombre.

El chianti es de antigua data. Se originó hace  2.000 años en la época de los etruscos. Ya en siglo XIII, el valle que le sirve de señal de identidad labró su merecida fama y prestigio como región vitivinícola. Para el siglo XVII, concretamente en 1716, se oficializaron las fronteras de esta área mediante decreto de uno de los Medici, el Gran Duque Cosme III.

Aunque los diferentes tipos de chianti tienen sus matices distintivos, el punto en común, la uva sangiovese, hace que estos sean vinos muy afrutados cuando son jóvenes, en especial con notas hacia los frutos rojos y algo de especias dulces. La uva, además, aporta una notable pero agradable acidez y un tanino moderado.

La tierra une

Como suele ocurrir con los buenos productos, el uso indiscriminado del nombre chianti no se hizo esperar y hasta hubo uso y abuso del mismo, lo cual comenzó a preocupar a un grupo apreciable de vitivinicultores de la región. Para salirle al paso, en 1961 crean la Cooperativa entre los agricultores geográficos de Chianti, con el fin de mejorar y hacer más real y palpable el estrecho vínculo con su territorio. El propósito fue encontrar y ubicar con definición las áreas e instalaciones comunes que garantizarían la mejora de la calidad de su trabajo individual; esto significa que cada realidad, en su singularidad, continuó produciendo su propio vino, sin perder su identidad y bajo la etiqueta Geográfico, denominación que los caracteriza.

El texto del nacimiento de esta cooperativa agrícola destaca: “La tierra de la geografía no es solo materia prima, no nada más territorialidad entendida como un lugar o conjunto de lugares. La tierra de la geografía es el protagonista absoluto de nuestro carácter distintivo, es la inspiración de nuestro saber hacer. Una tierra que une e identifica, que nos enorgullece de ser los granjeros geográficos de Chianti”.

Con una colonia italiana tan numerosa como la que tenemos en Venezuela, el chianti no podía más que asentarse contundentemente en las preferencias de los conocedores de los buenos vinos que nos llegaban del país de la bota.

Alboreando la década de los años 60, cuando todavía ni se pensaba prohibir en radio y TV la difusión de mensajes comerciales de bebidas alcohólicas, la sensual y sugestiva voz de Paula Bellini, una italiana espectacularmente bella y elegante, considerada como la animadora del momento, cautivaba hasta a los más indiferentes con las cuñas del noble Chianti Fassati, que ostentaba el terroir de Montepulciano. No decimos que la sexy Paula, a quien el maestro Billo Frómeta le escribió una de sus canciones más celebradas, fue la responsable del éxito de ese caldo en nuestro país, pero en algo habrá ayudado.

Remarcada identidad

Se asentó tanto desde entonces en Venezuela la demanda de estos vinos de la Toscana, que la Corporación Askar, apostando su confianza a esas preferencias aún  en tiempos de crisis, acaba de presentar cinco vinos de la etiqueta Geográfico, que constituyen su más reciente importación. Se trata de Le Mire Bianco di Toscana, Le Mire Rosso di Toscana, Capofosso Chianti, Capofosso Chianti Riserva y Bosco del Grillo. Todos ya se encuentran en los anaqueles de licorerías y bodegones del país.

Los vinos de Geografico le hacen honor a su partida de nacimiento toscana, pues conservan la tradición del buen hacer propio de esta tierra, donde también hay lugar para la innovación tecnológica. Sus bodegas están inmersas dentro del territorio donde las fases de recolección, transformación y refinamiento pueden llevarse a cabo sin ningún movimiento innecesario, siempre con el mismo cuidado y dedicación, para que las uvas den lo mejor de sí mismas. Estas son sus características:

Le Mire Bianco di Toscana; Elaborado con las cepas Trebbiano y Chardonnay. Se presenta amarillo pálido con reflejos verdosos. En nariz es fresco, con aromas intensos y florales. Muy agradable en boca por sus sabores vivos y ligeros.

Le Mire Rosso di Toscana: Vino seco con presencia de 70% Sangiovese y 30 % Merlot.  Fino, elegante, con aromas afrutados y notas de cerezas y ciruelas. Cuerpo de media estructura y equilibrado, con destacada presencia de taninos.

Capofosso Chianti: El enólogo Lorenzo Landi dice que este vino es representativo de casi todos los de la región por sus características típicas de Chianti. Producido con uvas Sangiovese y Canaiolo Nero, en nariz es fragante, picante y a la vez afrutado. En boca persiste seco y largo con acabado fresco.

Capofosso Chianti Riserva:  Doce meses en depósitos de cemento que permiten una correcta oxigenación gradual como la madera, pero sin la transferencia de aromas o sabores tipicos de las barricas. Elaborado con 95% Sangiovese y 5% Merlot.  Aroma a tostado, café y frutos negros. Equilibrado con acidez bien integrada, taninos suaves y un final persistente.Bosco del Grillo: En su elaboración intervienen cuatro cepas con el predominio de las uvas Sangiovese (80%), Merlot (10%), Colorino (5%) y Cabernet Sauvignon (5%). Producido bajo el método toscano, que consiste en  pasificar un 10% de las uvas para luego agregar su mosto al vino nuevo. El 20% del vino se envejece en barricas de madera durante tres meses. De color rojo rubí y marcadas notas de frutas maduras, domina la cereza con un lejano toque floral de violeta. Es armonioso, suave y generoso.

Te puede interesar

Galleguidades: “Quienes prueban mi comida quedan cautivos” / por Luis Villapol

Carmen Caamaño es una señora avasallante, conversadora, con sentido del humor y mucho charm. Nació ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *